ESTEFANÍA MATESANZ: «Hago todo lo posible para inspirar y conectar con otras mujeres de generaciones más jóvenes para motivarlas a estudiar Ingeniería»
21751
post-template-default,single,single-post,postid-21751,single-format-standard,bridge-core-2.4.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

ESTEFANÍA MATESANZ: «Hago todo lo posible para inspirar y conectar con otras mujeres de generaciones más jóvenes para motivarlas a estudiar Ingeniería»

ESTEFANÍA MATESANZ: «Hago todo lo posible para inspirar y conectar con otras mujeres de generaciones más jóvenes para motivarlas a estudiar Ingeniería»

Es Ingeniera Aeronáutica, Vicepresidenta de Airbus, decana del COIAE y, aunque ha roto muchos techos de cristal, Estefanía Matesanz sigue mostrando una energía imparable y un gran compromiso con su profesión y con los valores que defiende. Además es Secretaria de Ellas Vuelan Alto y  un gran referente en el sector aeroespacial. Hablamos con ella para saber cómo ha llegado hasta aquí y qué perspectivas tiene para el futuro.

Pregunta.- Cuéntanos tu trayectoria, ¿cómo has llegado hasta aquí?

Estefanía Matesanz.- Trabajando mucho.

He tenido muchas experiencias profesionales, tanto aeronáuticas como no aeronáuticas. Trabajé muchos años como árbitro de baloncesto, por ejemplo. En el sector aeronáutico empecé trabajando en la construcción, después, trabajé en dos compañías aéreas. Recuerdo especialmente mi etapa en Swiftair, en Turquía, haciendo revisiones a aviones MD80. Trabajo en Airbus desde 2010, y aquí he tenido la oportunidad de desempeñar distintos puestos de trabajo en las tres divisiones de Airbus en Francia, en Alemania y en España. He podido trabajar con diferentes líneas de negocio, desde helicópteros hasta aviones militares y civiles, y conocer diversos clientes, desde privados hasta instituciones, además de gestionar equipos transversales y diversos . Principalmente desde el prisma de la producción y la calidad.

Además de mi rol en Airbus, disfruto mucho con mis actividades paralelas, como por ejemplo siendo decana del COIAE, que me ha permitido hacer otras actividades y adquirir nuevas habilidades, como la dirección general.

¿Cómo he llegado aquí? Creo que los principales impulsores de mis éxitos dentro de mi vida profesional han sido enfocar siempre las cosas con una mentalidad abierta, el trabajo duro y el aprendizaje constante para convertirme en una mejor profesional y una mejor líder. Y por supuesto, centrarse en conseguir los objetivos.

Pregunta.-¿Qué te llevó a realizar la carrera de Ingeniería Aeronáutica?

Estefanía Matesanz.- Mis padres me dijeron que podía ser lo que me propusiera y me pareció que esta carrera tenía (tiene) muchas oportunidades laborales, muy interesantes. Además, solo había una escuela en España, muy prestigiosa, y creí que tendría una formación de 10. La tuve. Además, lo complementé con un PPD en el IESE, una formación también excelente.

Pregunta.- Has recibido muchos premios y reconocimientos por tu trabajo, ¿de qué te sientes más orgullosa?

Estefanía Matesanz.- Cada vez que entregamos una aeronave, ya sea un helicóptero, un avión militar o uno comercial, a tiempo y dentro de los parámetros de calidad y coste, me siento orgullosa. Es una satisfacción enorme recibir feedback positivos por parte de los clientes y valorar el esfuerzo del equipo que lo ha hecho posible. La orientación al cliente es uno de los valores clave de Airbus, y una realidad en mi día a día.

Pregunta.- Has conseguido romper varios techos de cristal, como ser la primera mujer decana del Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España. ¿Qué te llevó a presentarte a las elecciones y qué crees que has aportado?

Estefanía Matesanz.-Nunca he dudado de nuestra capacidad como equipo para convertir esta institución en una referencia en España. Está claro que yo soy la parte más visible, como decana del Colegio, pero no he estado sola en este viaje y estoy muy orgullosa de lo que hemos logrado.

Al comienzo de nuestro mandato, recuerdo que teníamos un gran desafío por delante. En menos de seis años, hemos logrado restablecer la salud financiera de la institución, desarrollar una visión que ha servido para impulsar nuestra estrategia y ser una referencia en el sector.

Todos estamos muy comprometidos y centrados en hacer que este proyecto sea un éxito y esto demuestra que, a través de la colaboración, el trabajo en equipo y la transparencia, se puede lograr incluso lo imposible.

¿Qué es lo más difícil de tu trabajo?

Estefanía Matesanz.-En el contexto actual, yo diría que lo más difícil de mi trabajo es adaptar y gestionar la incertidumbre. La crisis de la COVID-19 no tiene precedentes y la industria aeronáutica ha sufrido un golpe importante, lo que afecta a nuestras actividades y operaciones diarias. Además, gestionar un equipo transversal en tiempos tan inciertos se hace aún más difícil. Me gusta estar cerca de mi equipo y apoyarlos, estando físicamente presente con ellos cuando es factible, y esto es bastante complicado en el mundo actual con las actuales restricciones entre países.


«Ahora que hay un 25% de egresadas en ingeniería aeronáutica, el número de mujeres con responsabilidades aumentará. ¡Es solo cuestión de tiempo! Lo que puedo ver y experimentar hoy es que cada vez hay más mujeres en puestos de liderazgo dentro de Airbus.»


 

Pegunta.- Qué una mujer sea la máxima responsable de la calidad de la cadena de suministro de una empresa multinacional como Airbus es todo un logro. ¿Te asusta esta inmensa responsabilidad?

Estefanía Matesanz.-No, al contrario: lo veo como una gran oportunidad de crecimiento. Me siento motivada con mi cargo y siento que no estoy sola en esta tarea, tengo detrás a un gran equipo con grandes profesionales para poder superar los posibles desafíos. En Airbus la colaboración es la clave de nuestro éxito. Además, mis objetivos están muy claros, y ya que la seguridad y calidad están en el centro de nuestra mentalidad dentro de la compañía, me siento muy a gusto en este nuevo rol.

Pregunta.- Desde tu punto de vista, ¿por qué hay tan pocas mujeres con puestos de alta responsabilidad en el sector aeroespacial?

Estefanía Matesanz.-Creo que es una cuestión estadística. Hasta ahora casi no había mujeres en carreras de ingeniería, por lo que simplemente no había suficientes candidatas a ocupar puestos de liderazgo. Ahora que hay un 25% de egresadas en ingeniería aeronáutica, el número de mujeres con responsabilidades aumentará. ¡Es solo cuestión de tiempo! Lo que puedo ver y experimentar hoy es que cada vez hay más mujeres en puestos de liderazgo dentro de Airbus.

Pregunta.-¿Cómo te defines como directora de un equipo? ¿Cuál crees que es tu punto fuerte?

Estefanía Matesanz.-Me considero una persona orientada al negocio, y enfocada en cumplir los objetivos.

Tener una visión clara, construir y comunicar de manera transparente los hitos de su implementación y confiar en la fortaleza de cada uno de los miembros del equipo es mi forma de gestionar el éxito. Dar a las personas la oportunidad de desarrollar su potencial y de crecer en su trabajo es clave para impulsar el desempeño y el compromiso.

Como líder, también creo que los valores son muy importantes y personalmente me identifico mucho con los valores de la empresa, especialmente la integridad, la calidad, la seguridad y la ética.

Pero en general, creo que es mejor si le preguntas a mi equipo. ¡Siempre es difícil definirse con objetividad!

Pregunta.- Como referente en el sector, ¿cómo ves la situación de las mujeres en el ámbito de la aeronáutica? ¿Ha evolucionado el sector en los últimos años?

Estefanía Matesanz.-No sé si soy una referencia, pero hago todo lo posible para inspirar y conectar con otras mujeres de generaciones más jóvenes para motivarlas a empezar o continuar sus estudios en carreras de ingeniería.

Estoy muy contenta de ver la evolución, ya que cada vez más mujeres se decantan por carreras técnicas. Sin embargo, me preocupa un poco que durante los últimos diez años las estadísticas se hayan estancado en un 25%. Nuestro objetivo hoy es aumentar este porcentaje. La diversidad es un factor clave para el rendimiento y la innovación, y en Airbus estamos muy comprometidos con este cambio.

Para ello, la compañía ha implementado objetivos de contratación específicos para fomentar el aumento del número de mujeres en la empresa, además de crear programas de desarrollo específicos para ellas y de promover redes informales, como la “Women Network”, que realiza una labor de información y concienciación en escuelas.

Este es también el propósito de EVA. La asociación tiene como objetivo promover la presencia de mujeres referentes del sector aeroespacial y me alegra mucho ver que esta asociación está ganando velocidad e impulso. En menos de dos años nos hemos convertido en un organismo influyente; estoy convencida de que lo lograremos, paso a paso.

Pregunta.-¿Qué haría falta para que más mujeres se dedicaran a este ámbito?

Estefanía Matesanz.-Creo que es una cuestión de educación. Sinceramente, no creo que haya nada en tus genes que te predisponga a ser ingeniero, bombero o abogado. Creo que es una cuestión de lo que ves y experimentas desde pequeño.

Una amiga mía me contó que en el colegio al que van sus hijos casi todos los padres que recogen a los niños son mujeres (excepto en su caso, donde va su marido). Y claro, los niños ven que ellas desempeñan la labor del cuidado y que los padres se centran, trabajan y apuestan más por su carrera. El sesgo comienza a una edad temprana, por lo que se trata de cambiar los patrones y crear nuevas referencias sociales.

Por no hablar de los típicos anuncios de niñas que siempre juegan con muñecas, o los anuncios de coches donde es el hombre el que conduce. Tenemos que cambiar los referentes y cambiar las perspectivas.


«En Airbus estamos muy comprometidos con el cambio. Para ello, la compañía ha implementado objetivos de contratación específicos para fomentar el aumento del número de mujeres en la empresa. Y este es el objetivo también de Ellas Vuelan Alto.»


 

Pregunta.-¿Te has sentido alguna vez discriminada? ¿Has vivido situaciones injustas?

Estefanía Matesanz.-En el sector aeronáutico y en mi carrera profesional nunca. Sí que sufrí machismo cuando fui árbitro de baloncesto, lo que demuestra que siempre hay margen de mejora en muchos sectores de nuestra sociedad.

UN SECTOR DE PROGRESO

Pregunta.-¿Cómo crees que se saldrá de esta crisis? ¿Desaparecerá el mundo aeronáutico tal y como lo conocemos ahora? ¿Cómo ves el futuro a medio plazo?

Estefanía Matesanz.-La crisis de la COVID-19 no tiene precedentes. La actividad de negocio de aviones comerciales ha caído cerca de un 40% en los últimos meses, y en Airbus hemos tenido que adaptar nuestras tasas de producción de aviones comerciales en consecuencia. No se espera que el tráfico aéreo recupere los niveles anteriores a la COVID antes de 2023.

Nuestro objetivo es recuperar el momentum restaurando la confianza en los viajes aéreos, y pedir a los gobiernos y las autoridades que hagan todo lo posible para apoyar una reapertura completa y coordinada de las fronteras internacionales. Mientras tanto, continuaremos adaptándonos al mercado y a la demanda de los clientes a medida que evolucione.

Estoy convencida de que el sector continuará: la aviación une el mundo, protege a los ciudadanos y es un vehículo esencial para el progreso de la humanidad.

En esta línea, he de decir que estoy muy orgullosa de la compañía, ya que, incluso en tiempos de crisis, en Airbus seguimos estando comprometidos con el mundo y con la sostenibilidad. Supongo que habrás visto el reciente anuncio de Airbus de un nuevo avión de cero emisiones. Esto da muchas perspectivas.

Pregunta.- Como miembro de Ellas Vuela Alto, ¿Crees que las redes de mujeres son necesarias? ¿Qué aportan? ¿Cuál es tu experiencia personal?

Estefanía Matesanz.-Creo que este tipo de redes son muy necesarias. Puede sonar un poco a cliché, pero las mujeres no son tan buenas como los hombres para impulsar y desarrollar sus redes, y todos sabemos que esto es clave para el desarrollo laboral. Estas iniciativas te dan acceso a la experiencia de cientos de mujeres y hombres que tienen una historia que contar y de quienes podemos aprender.

EVA ha demostrado que hay una gran cantidad de mujeres que han llegado muy lejos; personalmente, me siento muy honrada de estar sentada junto a ellas, de aprender y trabajar con ellas para cambiar la mentalidad de las jóvenes y relacionarme con ellas.

Pregunta.- ¿Qué mujeres han sido referentes en tu vida?

Estefanía Matesanz.-En este caso, es un hombre. Mi principal referente es mi padre: inteligente, culto, honesto, extremadamente responsable, muy trabajador, una gran persona con un gran sentido de la ética… Mi padre no pudo ni siquiera estudiar en el instituto pero era consciente de lo importante que era el  formarse, para tener oportunidades. Vengo de una familia humilde en la que no hemos podido estudiar en la universidad hasta la generación de mis primos y mía. Jamás he desaprovechado una oportunidad. Mi padre murió y es mi manera de honrar su memoria. Por las oportunidades que mi familia no pudo tener. Precisamente es mi familia quien me inspira: me han ayudado a crecer, aprender, siempre me han apoyado para que creyera en mí misma. Estoy muy agradecida por todo lo que me han dado.

 Pregunta.-¿Qué consejo le darías a las nuevas ingenieras?

Estefanía Matesanz.-El mismo que le daría a cualquier ingeniero: trabaja duro, piensa en grande y cree en ti mismo. Nunca dejes de aprender y de formarte, conoce tu entorno, mantente pendiente de la evolución de las tecnologías y simplemente disfruta.

Pregunta.-¿Cómo te ves en el futuro? ¿Cuál es tu sueño?

Estefanía Matesanz.-Mi único sueño es ser feliz y ser mejor persona cada día.