La brecha de género en los medios: solo el 24% de las personas vistas son mujeres
20492
post-template-default,single,single-post,postid-20492,single-format-standard,bridge-core-2.4.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

La brecha de género en los medios: solo el 24% de las personas vistas son mujeres

La brecha de género en los medios: solo el 24% de las personas vistas son mujeres

La situación de desigualdad en la que se encuentran las mujeres en los ámbitos sociales, laborales y tecnológicos se ve reflejada, como no podía ser de otra forma, en los medios de comunicación. Según datos facilitados por la Organización de Naciones Unidad (ONU), solo el 24% de las personas que son vistas, leídas o escuchadas en los medios de comunicación son mujeres. Además, según esta organización, el discurso que promulgan los medios tiende a perpetuar los estereotipos de género.

De esta forma, independientemente de que se acuda al cine, se encienda la televisión, se sintonice la radio, se hojeen las páginas de una revista o se navegue a través de internet, lo más probable es que los ciudadanos  se enfrenten a estereotipos de género que perpetúan la discriminación de la mujer. Según la ONU, solo el 9% de las noticias tienen como protagonistas historias que reflejen la desigualdad de género y, aún menos, el 4%, tienen como objetivo cuestionar estos estereotipos.

 

 

Desde Ellas Vuelan Alto, en nuestro objetivo de aumentar la participación de la mujer en la vida pública y profesional y dar visibilidad a las mujeres en todos los ámbitos, no solo el aeronáutico, consideramos que es fundamental que las mujeres tengan una voz propia en los medios de comunicación y sean tenidas en cuenta como expertas y referentes en todo tipo de noticias.  Es necesario ser consciente de que aquello de lo que no se habla o no aparece en los medios, no existe para una gran parte del imaginario colectivo, por lo que la presencia de mujeres es ahora más importante que nunca.

Por otro lado, en los medios de comunicación se observa, al igual que en otras carreras, la existencia del denominado «techo de cristal». Si bien en las facultades de periodismo, hay una amplia mayoría de estudiantes mujeres, solo el 27% de los puestos de alta dirección de las organizaciones de medios de comunicación están ocupados por miembros femeninos. Esther Apesteguía, editora de la revista Fly News y Directora de Comunicación de Ellas Vuelan Alto,explica que:»A pesar de la realidad de las aulas de las escuelas de periodismo, y de la presencia mayoritaria de mujeres en las redacciones de medios de comunicación, y como ocurre en otros ámbitos de la sociedad, hay muy pocas mujeres en puestos de la máxima responsabilidad. El País es un buen ejemplo, en sus más de 40 años de historia sólo ha tenido una mujer directora, Soledad Gallego-Díaz, que ahora ha dejado el cargo.»

Apesteguía afirma también que si damos por bueno que la presencia de mujeres en puestos directivos tiene un efecto en la promoción profesional de mujeres en los equipos que dirigen, en los medios pasaría lo mismo, y las profesionales de los medios romperían este techo de cristal.

A pesar de que los datos están muy lejos de ser paritarios, si que se observa una evolución ascendente en el espacio ocupado por las mujeres en los medios de comunicación a lo largo del siglo XXI, pasando del 18% en el año 2000 al 24% en el año 2015, según un estudio realizado en 114 países.

Medios sociales, un arma de doble filo

No cabe de duda de que Internet es una plataforma transformadora a favor del cambio social, de hecho las redes sociales se han convertido en un gran altavoz para el movimiento feminista ya que permiten a las mujeres exponer sus ideas sin intermediarios y llegar a un gran público. Desgraciadamente, la misoginia y los abusos también han encontrado su espacio en estos medios online. Se estima que, solo en Estados Unidos, dos de cada diez mujeres jóvenes de entre 18 y 29 años han sufrido acoso sexual a través de Internet y una de cada dos afirma haber recibido imágenes explícitas improcedentes.