La cápsula Crew Dragon y su tripulación se acoplan con éxito a la ISS
19233
post-template-default,single,single-post,postid-19233,single-format-standard,bridge-core-2.4.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

La cápsula Crew Dragon y su tripulación se acoplan con éxito a la ISS

La cápsula Crew Dragon y su tripulación se acoplan con éxito a la ISS

Nueve años después, la NASA volvió a poner dos  un astronautas en el espacio, sin tener que depender de Rusia, pero sí de una empresa privada, lo que supone un nuevo hito en la historia de la exploración espacial, y abre la puerta al nuevo turismo espacial.

El primer vuelo de prueba de la versión tripulada de la cápsula espacial Space X Dragon, con los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley se completó con éxito cuando esta despegó, acoplada a un cohete Space X Falcon en dirección a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde se acopló con éxito el domingo 31 de mayo hacia las 16:30 hora española.

El lanzamiento, tras un intento abortado el jueves por el mal tiempo en el área de Cabo Cañaveral, se produjo a las 15:22 hora local (21:22 hora española) del 30 de mayo desde la posición de lanzamiento 39A. Esta fue construida para el programa Apollo (y usada para el lanzamiento del Apollo 11 entre otros) y después usada por los transbordadores espaciales.

La primera etapa del cohete aterrizó de regreso en el buque automático de recuperación poco más de 10 minutos después del lanzamiento, y dos minutos después la cápsula Dragon se separó de la segunda etapa del cohete y comenzó su vuelo autónomo hacia la ISS. La segunda etapa no es recuperable y se consume tras el reingreso atmosférico.

Durante las 19 horas de vuelo hacia la ISS, la tripulación comprobó que todos los sistemas y equipos de la nave, incluyendo los motores de control, realizando varias maniobras en los tres ejes de la misma, las últimas de ellas cuando esta se encontraba  a un kilómetro por debajo de la ISS.

El acoplamiento en la ISS fue automático, aunque la cápsula presenta la opción de realizar la maniobra de forma manual si así lo hubiese considerado la tripulación.

La cápsula de este vuelo podrá permanecer en el espacio hasta 110 días (la versión operativa podrá estar hasta 210 días en órbita acoplada a la ISS). Tras el acoplamiento, Behnken y Hurley se han unido a la actual tripulación de la ISS por un período que todavía no se ha decidido.

Behnken, fue  el encargado de supervisar el acoplamiento con la ISS, es ingeniero aeronáutico con la USAF y veterano de dos misiones en la lanzadera espacial. Acumula más de 708 horas en el espacio, incluyendo algo más de 37 horas en seis paseos espaciales.

Hurley, encargado del control de lanzamiento, aterrizaje y recuperación, es piloto naval  también veterano de dos misiones en la lanzadera espacial, incluida la última de estas naves. Acumula más de 683 horas en el espacio.

El acoplamiento, que se realizó a las 16:29 horas del domingo, hora española, supone todo un hito en la carrera espacial, puesto que la NASA externaliza el transporte de sus astronautas a una empresa privada, y se convierte en otro gran éxito del polémico Elon Musk, que además, ha anunciado que tras el éxito de la misión comenzará a realizar su otro gran negocio estrella en la era de la privatización del espacio, el turismo espacial.

Tags:
, , ,