LAS EXPERTAS DEL SECTOR RECALCAN EL COMPROMISO DEL ÁMBITO AÉREO CON LA SOSTENIBILIDAD Y LA DESCARBONIZACIÓN
26780
post-template-default,single,single-post,postid-26780,single-format-standard,bridge-core-2.4.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-27.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

LAS EXPERTAS DEL SECTOR RECALCAN EL COMPROMISO DEL ÁMBITO AÉREO CON LA SOSTENIBILIDAD Y LA DESCARBONIZACIÓN

LAS EXPERTAS DEL SECTOR RECALCAN EL COMPROMISO DEL ÁMBITO AÉREO CON LA SOSTENIBILIDAD Y LA DESCARBONIZACIÓN

La economía circular en las compañías aéreas, los combustibles SAF, la propulsión con hidrógeno o cómo afrontar la reducción de ruido y emisiones en los aeropuertos, entre otros aspectos, fueron los protagonistas del webinar organizado por Ellas Vuelan Alto «Así contribuye el sector aéreo al reto de la sostenibilidad. Casos de éxito», en el que quedó patente el compromiso del sector aéreo con la sostenibilidad y la descarbonización.

El evento tuvo lugar el pasado jueves, 24 de junio y estuvo moderado por Estefanía Matesanz, secretaria y directora de Socios de Ellas Vuelan Alto. La mesa redonda contó con mujeres profesionales del sector que desgajaron los principales proyectos que se están llevando a cabo  en el ámbito de la sostenibilidad. Participaron Isabel del Pozo, vicepresidenta de Airbus; Teresa Parejo, directora de Sostenibilidad de Iberia; Ana Salazar; jefa de la División de Sostenibilidad de Aena; Inmaculada Gómez,  Representante española en el Fuel Task Group de OACI y experta medioambiental en SENASA y Ana Gil. Directora de EDF Électricité de France para España y Portugal.

Además, el webinar contó con la intervención de Flor Díaz Pulido, directora general de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea, quien aportó su punto de vista sobre la importancia de la aviación y las perspectivas de futuro del sector.

Durante su intervención, Estefanía Matesanz hizo hincapié  en el compromiso del sector con la sostenibilidad, aunque en ocasiones se observan campañas de desprestigio contra el sector aéreo, como la reciente medida de Francia de eliminar los vuelos de menos de dos horas que, desde su punto de vista, son meramente cosméticas.

En el debate, Inmaculado Gómez insistió en la importancia de los combustibles sostenibles en la aviación, como herramienta viable para la descarbonización que está siendo apoyada por  SENASA. Desde su punto de vista «los combustibles sostenibles de aviación son una apuesta clave a nivel internacional y con claro apoyo por parte de los estados, que trabajan para reducir las barreras para su rápida implementación».

Por su parte, Ana Salazar indicó que la transición hacia una economía descarbonizada requiere aunar esfuerzos para afrontar uno de los mayores retos de la humanidad: el cambio climático. «Teniendo en cuenta los innumerables beneficios económicos y sociales que reporta el transporte aéreo a la ciudadanía, trabajar por el bienestar de las generaciones futuras no pasa por decidir “volar o no volar”, sino por conseguir que la aviación sea cada vez más sostenible». En este sentido, acalaró que Aena está firmemente comprometida con el trabajo permanente con fabricantes de aviones, aerolíneas, prestadores del servicio de tránsito aéreo, productores de combustible, compañías de handling, etc., para la implementación de proyectos con un enfoque integral que hagan frente al desafío de la descarbonización del sector.

En esta línea se manifestó también Teresa Parejo, quien afirmó que la descarbonización del sector de la aviación en el corto y medio plazo debe apoyarse en el desarrollo de los SAF, además de en la inversión en la renovación de la flota y la mejora en la eficiencia de las operaciones. Pero para que el desarrollo de los SAF sea una realidad a un precio razonable, es necesario el apoyo y la colaboración de las administraciones públicas, que deben marcar unos objetivos de producción claros y ambiciosos. Según los datos que proporcion´p, las compañías aéreas consumen del orden de un 10% más de combustible y emiten un 10% más de emisiones por culpa de las ineficiencias y la fragmentación del espacio aéreo en Europa. Esto se solucionaría con el Cielo Único Europeo, que lleva casi 20 años de retraso. Para lograrlo, una vez más, es necesario el apoyo y colaboración de las administraciones competentes.

Ana Gil,  explicó que la apuesta del grupo EDF en el proceso de descarbonización pasa por la electrificación de la economía pero son conscientes de que hay sectores en los que el CO2 es difícil de abatir. La producción de H2 de origen renovable constituye una de las principales palancas para dar respuesta a los objetivos de descarbonización para el sector aeroportuario y el transporte aéreo.

Desde su punto de vista, «el desarrollo de proyectos de hidrógeno renovable para dar respuesta a los retos de la industria y en particular la aeronáutica es complejo y requiere  una regulación clara y estable que permita impulsar estos proyectos, un apoyo económico que incentive la inversión para que el hidrógeno sea competitivo y el consumo, una colaboración público-privada en la que cada agente contribuya con sus competencias y experiencia y por supuesto una dimensión europea que permita compartir capacidades I+D y aprendizajes en proyectos similares».

Isabel del Pozo, por su parte, explicó los proyectos que se están llevando a cabo por parte de Airbus para implementar el uso de combustibles SAF  e hidrógenos en los aviones del futuro, reduciendo el impacto ambiental. Además, recalcó que los fondos Next Generation son una oportunidad para trabajar en esta línea sostenible en el sector aeronáutico.

Las conclusiones del webinar corrieron a cargo de Esther Apesteguía, directora de Comunicación de Ellas Vuelan alto, quien recalcó que el sector de la aviación está fuertemente comprometido con la sostenibilidad dese hace muchos años «por necesidad y por convencimiento», aunque es necesario cambiar la forma de volar, los combustibles que se utilizan, el modelo de negocio y las infraestructuras, por lo que el cambio afectará a toda la cadena de valor del transporte aéreo. Desde su punto de vista, es un proceso transversal, progresivo e internacional para lo que se necesitan herramientas de colaboración público-privadas, con asociaciones de todos los actores implicados en la movilidad.