Necesitamos un replanteamiento integral en todos los ámbitos
20230
post-template-default,single,single-post,postid-20230,single-format-standard,bridge-core-2.4.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Necesitamos un replanteamiento integral en todos los ámbitos

Necesitamos un replanteamiento integral en todos los ámbitos

OBSERVATORIO POST-COVID ELLAS VUELAN ALTO. Laura Monclús, directora de Expansión de EVA y piloto de helicóptero. Iniciamos con la directora de Expansión de EVA este observatorio post-Covid, donde intentaremos analizar en clave de futuro cómo ha afectado la pandemia a los distintos sectores de los que se ocupa Ellas Vuelan Alto, y cómo debemos enfrentarnos a los nuevos tiempos.

La pandemia provocada por el COVID ha sacudido a todos los países, produciendo un terremoto en todos los estamentos y sometiéndonos a una crisis económica sin precedentes, que afecta y continuará afectando a todos los sectores.

Una catástrofe de semejante dimensión debe suponer un antes y un después, un replanteamiento integral de las políticas de gestión de todos los ámbitos y el sector del helicóptero no puede ser menos.

El helicóptero ha ido tomando protagonismo y especializándose en servicios esenciales para la sociedad: transporte sanitario, búsqueda y rescate o extinción de incendios.

Tras el Covid seguiremos necesitando la presencia de los helicópteros y de los profesionales que rodean a este sector, sin embargo, una reestructuración urgente es necesaria basada en dos premisas:

1.- Reducir el gasto de las administraciones optimizando el uso de los helicópteros.

2.- Ampliar los tiempos de disponibilidad de medios aéreos.


«Se requiere un cambio de filosofía, donde la cantidad de helicópteros no sea el objetivo, sino el máximo aprovechamiento de éstos.»


 

Por ejemplo: muchas comunidades autónomas disponen de una cantidad de medios aéreos muy abultada para las campañas de extinción de incendios, medios que se han ido aumentando por criterios políticos, que no técnicos, en muchas ocasiones, y que con el paso de los años nadie se ha atrevido a reducir  por temor a un gran incendio y a ser señalado como el político que redujo la cantidad de helicópteros disponibles. 

La tripulación asignada a cada uno de esos helicópteros puede volar un máximo de 8 horas al día, cuando las jornadas, en verano tienen una duración de más de 12 horas. ¿No sería más efectivo disponer de dos tripulaciones en cada helicóptero, cuando fuese necesario, de modo que éste pudiese volar todo el tiempo aunque se disponga de menor número de helicópteros? Las tripulaciones estarían más descansadas en estos grandes incendios, mejorando, con ello, la seguridad y el rendimiento.

Por supuesto, este planteamiento requiere de mejor coordinación entre comunidades, sobretodo en los territorios limítrofes, y la disponibilidad de un reservorio estatal que apoye en momentos comprometidos, como el que existe actualmente con los medios aéreos del ministerio y las BRIF, requeriría de una adaptación de la norma y estudios de gestión y seguridad e implementación muy exhaustivos antes de proceder a los cambios.

Otro ejemplo, explorar la ampliación de los horarios de uso de los helicópteros. En muchas comunidades, al caer la noche, los helicópteros dejan de volar. Operadores, administraciones y profesionales del sector tenemos la obligación de trabajar juntos para conseguir procedimientos que sigan haciendo segura la operación sin tener que parar al caer la noche. Se requerirá más entrenamiento y más especializado, se requerirán nuevas instalaciones y bien preparadas, helicópteros adaptados a la demanda, norma que establezca un marco adecuado y unas administraciones que valoren todas esas mejoras, que prioricen la seguridad, que exijan el cumplimiento de los contratos y que se doten de los medios para dar cobertura a estos servicios.

Y en toda esta amalgama de cambios el aprovechamiento de las mujeres también debe de ser una prioridad, desde los niveles de gestión hasta los más especializados: la aportación de nuevas ideas, estrategias diferentes a las que se han vendido utilizando, junto con la experiencia del pasado resultarán en un nuevo orden.

Está demostrado que la presencia de mujeres en las bases ha roto la endogamia, aportando nuevas formas de entender el trabajo en equipo y las relaciones interpersonales, resultando en una cohesión que beneficia al equipo.

El Covid ha sido un desastre, pero en nuestra mano está trabajar para darle la vuelta y construir un mundo mejor.

COLABORACIÓN, UNIÓN, INCLUSIÓN, AUTOCRÍTICA, SACRIFICIO Y CONSENSO, AHÍ ESTÁN LAS CLAVES

#OBSERVARTORIOPOSTCOVIDEVA #liderazgofemenino